miércoles, 18 de abril de 2018

Mi camino a Tebas


Sin pensármelo dos veces, disparé mi último cartucho, con la esperanza de que ese último disparo no fuera mi sentencia.

Destruida como Amarna, todo lo que fui quedó a orillas del Nilo.

Dejé que el río se llevará lo poco que quedaba de mi.

Mi historia hecha cenizas y olvidada, acabó por convertirse en polvo. Si mi destino era formar parte de este desierto, quien era yo para para llevarle la contraria...

Cuando más pensé que me perdía, apareciste tú, y quien me diría que volverías a ser mi camino a Tebas.
Y así, en medio de esta guerra, sentí crecer la primavera, desbordando nuestras ganas en cada centímetro de nuestra piel.

martes, 10 de abril de 2018

Tequila y Sal

He roto silencios, gritando a media voz.
Imagina lo que despertaría en ti,
si pudiera susurrarte cada noche al oído.

Soy ese quizás que aún no despierta,
un sueño atrapado en tu mente,
que te enciende y que te quema...

Otras veces, cuando bajas al bar,
soy ese nudo en tu garganta,
que intentas disimular,
con tequila y sal...

Y así todos los días.
Engañandote a ti mismo,
con besos y caricias en la esquina del bar.
Para que al final, como cada noche...

Te odias y me gritas,
que a tu espalda le faltan mis besos,
y a mi piel tu respiración.
                     
Así soy yo, un sueño atrapado en tu mente,
esperando el beso que me despierte.



martes, 27 de marzo de 2018

El Teatro se vive

Es imposible conocerte,
nadie podría conocer a un alma
que brilla en mil personajes.
Experimentarte es apasionante,
quien te toca,
sufre un orgasmo emocional.
Eres un hobby para algunos,
un tanto adictiva para otros,
pero para mí lo eres todo.
Tienes un público en cada escenario,
que te ríe, que te ama y que te llora.
Tienes personas que te dedican todo
su tiempo y toda su vida...
Para hacer de ti,
el legado más bonito que nos ha dejado la historia.
Pocos entenderán, que mudar de piel cada noche,
es un arte, que sólo los que amamos la vida,
somos capaces de entenderte.

La vida es un gran escenario.
No existe un guión en ella,
el Teatro es para vivirlo.
Disfrútalo, déjate llevar y crea un personaje que te haga brillar.

jueves, 22 de marzo de 2018

Un pedacito de mi

Cuando me pongo a pensar en qué consiste vivir, qué es lo que tiene para que nos aferramos tanto a ella, sin duda, sé que es por los recuerdos, las experiencias y personas que nos llevamos en ellos.

Si me dieran a elegir tres recuerdos, sin duda el primero que se me viene a la cabeza cuando pienso en felicidad, es un recuerdo que me lleva a una época un poco lejana, a mi infancia, tendría como unos 5 años, en ese entonces pasaba los domingos con toda mi familia, en la casa y terreno de mis bisabuelos, a lo que hasta día de hoy, llamamos cortijo. Ese domingo, hacía un buen día, y siempre me gustaba sentarme en las escaleras y pasarme horas quieta sintiendo el sol, porque me hacía sentir tranquila.
Mi bisabuelo, que para mi siempre fue mi abuelo, también solía salir a tomar el sol, siempre que me veía me llamaba muñeca, porque según él, parecía de porcelana. A mi me gustaba mucho ese apelativo cariño, así que siempre le sonreía, después de llamarme así, me dijo que le acompañara y fuimos a donde tenía unos higueros, cogió un higo y me dijo : ¡toma, para ti! , lo probé y me gustó mucho, así que nos tiramos toda la tarde comiendo higos.

Ese es el primer recuerdo feliz, puede parecer simple o sencillo, pero a día de hoy, como ya no le tengo conmigo, me hace sentir muy feliz pensar que compartimos tiempo juntos.
El segundo, es un recuerdo de libertad, fue un viaje de estudios que hice cuando me gradue, en ese viaje descubrí lo mucho que me gustaba viajar y estar fuera de casa, aunque fuera por unos días, el poder hacerlo sola, me ayudó a ser más autodidacta y compartir una experiencia muy bonita con los que eran mis amigos en ese entonces.
Si tuviera que contar algo gracioso, fue cuando conocí unas lechuzas en el viaje, había varias, dos de ellas se parecían a las que salían en la saga Harry Potter, y me tire media hora haciendo el tonto con una de ellas, porque cada vez que movía la cabeza ella me imitaba, en fin, no quiero imaginar como me miraría la gente, pero yo me reí mucho.

El tercer recuerdo, no sabría como llamarlo exactamente, pero podría ser amor o conexión, ocurrió en verano, era de noche, estaba en una terraza hablando con una persona, desde la terraza teníamos unas vistas preciosas de Granada, que ese lugar era precioso.
En ese momento,  charlamos sobre varios temas,  donde ambos compartimos algunas cosas que sabíamos, a mi me encantó porque siempre me ha gustado aprender cosas nuevas, y esa persona desde mis ojos, siempre ha sido muy inteligente y especial.
Hubo un momento donde acabó hablandome sobre un tema, que a mi me marcó y siempre recuerdo con mucho cariño.
Me miró a los ojos y textualmente me dijo como me veía a través de sus ojos, me contó lo inteligente que siempre había sido en muchos temas o situaciones, lo especial y bonita que siempre me veía en cualquier momento, y lo más importante, el potencial que siempre vio en mi, incluso aunque yo nunca haya sido capaz de verlo, él siempre lo supo, y fue en ese momento, cuando empecé a darme cuenta de que tenia razón.
Quizás esa noche,  fue cuando empecé a valorarme un poco más, pero sé que nunca me lo hubiera podido creer de nadie más, pero él, ha sido el primero y el único que me ha mirado a los ojos con total sinceridad, por eso le creí.
Este simple recuerdo es uno de mis preferidos, un recuerdo que quiero que sea el primero de muchos más que compartamos juntos.


           Lo realmente valioso de esta vida, es aferrarse a los recuerdos que nos hacen fuertes.

sábado, 17 de marzo de 2018

Brújula

Arranqué y lo quemé todo.
Ahora sólo formas parte de esta enorme hoguera, y ya no puedes quemarme.
Ahora sólo eres un recuerdo que me produce calor, y tu llamada es un breve murmullo de lo que quedó atrás.
Nos mentimos, prometimos estar, o al menos yo lo intente, pero disfracé la realidad, y me vendé los ojos delante de la piedra con la que tantas veces me caí.
Realmente fue mi culpa darte lo que no te merecías, durante tantos años.
Quizás la persona que eras cuando te conocí, si se merecía todo lo que di.
Rompimos las velas del barco en el cual iniciamos el viaje, nos quedamos ancladas, pero al final, la marea fue más fuerte, y mientras yo acabé en el fondo del mar, tu terminaste en la orilla, con lo poco que  quedaba de nuestro barco.
Y mientras tú te quedaste refugiada,
yo tuve que andar perdida entre la oscuridad y el frío, pero dentro de esa soledad, pude apreciar cosas maravillosas que me dio el mar, valores, personas... que me ayudaron a salir a flote.
En ese reencuentro, ya no nos conocíamos, ambas hicimos una brújula con los restos del barco.
Tu brújula, no paraba de girar en direcciones opuestas, así que volviste a quedarte sentada en la orilla.
En cambio, la mía ya había escogido una dirección, volví a coger mis valores, y con más seguridad, me adentré en el mar, dejándote atrás, y aunque en mi corazón siempre me quedaré con lo bueno que vivimos, ya no queda hueco para ti.
Nuestros caminos se separan, pero espero que tú brújula algún día te lleve a un lugar donde puedas ser feliz.

martes, 6 de marzo de 2018

Michelangelo

La métrica de sus curvas eran un festín para los labios de cualquiera que la quisiera besar.
Como cada noche, se desvite y se quita ese vestido que tanto le gusta llevar.
Desnuda, su cuerpo es un lienzo que danza en verso, y observa como lentamente, la tela se desliza por los arcos de su cintura.
Ella, juega con su pelo y empieza a imaginar las miles de formas con
las que una vez, unas manos, supieron erizar su piel.
Seguramente si Michelangelo la viera así postrada, se enamoraría de la tez pálida de su afilado rostro, y haría de ella un monumento en piedra.
Pero ella, hace tiempo que se encontró en otra mirada, aguada y fría, como un día nublado, que la atraviesa en cada madrugada.
Tiene el alma rasgada, por esos ojos, que siete como la observan a través de los suyos.
Que bien le queda ese vestido blanco, parece una muñeca, pero que pena que tenga que anochecer y no tenga esas manos que la ayuden a desvestirse, mientras le llenan de besos la espalda.
Se merece una noche de esas, donde la llenen de besos mientras se pierde en la sábanas.

sábado, 3 de marzo de 2018

Noches de lluvia

Me gusta como me besas la piel, lluvia.
Hoy hice que mi camino fuera más largo de lo normal, no me importó que mojarás toda mi ropa y mi piel.
Me gusta como me bañas de sensaciones.
Hoy he visto a las personas huir de ti, por miedo a mojarse, pero yo te quería respirar, quería llenar mis pulmones de tu aire.
Hoy has hecho que el camino de vuelta a casa sea menos duro, que mis pensamientos quebrados sean menos pesados, incluso, he podido caminar en soledad sin sentirme sola.
El eco de mi mente, es una voz incesante que no para de tararear nuestra canción.
Me gusta las noches como hoy, el caminar horas pudiendo perderme en las calles mojadas de despedidas y besos encontrados, de personas extrañas buscándose en sus pensamientos, corazones que andan buscando el nombre de una calle.
Mi más sentido pésame a la inseguridades que murieron está noche, perdiéndose entre mis pensamientos más fuertes.
Ojalá pudiera tomar esta rutina más a diario, para pensarte de mil formas, sin que me duela tanto extrañarte.
Ojalá la lluvia que mojó mis mejillas, bese tu frente.

jueves, 1 de marzo de 2018

Movimiento

Si te gusta compartir aquí puedes hacerlo ;)

Me pregunto con que besos, vestire ahora mi piel desnuda.
Tira por tira, voy destapando mis heridas, el resultado es
lento y doloroso. 
No tuve necesidad de mudar mi piel, porque debajo de ella me encontré, y que feliz me hizo sentir que por fin me estaba encontrando. 
Es curioso los caminos que estoy encontrando recorriendome a mi 
misma, podría decir que debajo de mi escondía mucho más de lo que he sido capaz de dar hasta ahora. 
Que minúsculos parecen los besos que no son tuyos, que no todos los rocen crean cariño, pero que los tuyos me calan hasta los huesos. 
Quiero despertar, tirame de las mejillas para que pueda abrir los ojos, quiero que me mires y lo sientas, siente todo lo que está cambiando en mi. 
Cuídame, porque no quiero que te pierdas ni un solo detalle de mi, 
no te pierdas, porque cuando vuelva, si no te encuentras en mis ojos, significa que me has perdido... 
El golpe que recibí, fue tan duro, que hasta el corazón me dejó de latir. 
No quiero vivir con los ojos apagados y los sueños dormidos, necesito que me vuelvas a hacer temblar, hazme gritar, reír, llorar, pero hazme vivir. 
He andando una parte del camino, acaba el resto conmigo.


martes, 27 de febrero de 2018

Un toque

Nunca existió la necesidad de mostrarlo todo.
Nunca existió mejor foto, que la de tu recuerdo grabado en mi mente
Que el alma más libre es la que se quiere antes a sí misma. 
Perdónate a ti mismo, por no amarte como deberías, porque fue la peor manera de fallarte. 
Nunca deberías permitirte despertar en la desembocadura de un mar de dudas, que te abrume hasta el punto des sentirte aún más confundido.
Porque al fin de cuentas, la felicidad es relativa, y quizás, despertarme a tu lado y verte dormír, sea lo más maravilloso 
que haya podido sentir.
Nada se divide en dos partes, que no todo es dulce ni salado,que el amargo sabor de ese café a las seis, o un beso de despedida,
despierte más en ti, que un sábado noche.
Que resumir la vida en negro o blanco, con la gama de colores que existen, sería desperdiciarla. 
Quizás hoy, no es el mejor día, pero tampoco el peor... Hoy, la vida es un tono gris con un toque a lluvia. 
Que nada esta perdido, quizás los pasos que des hoy, sean para verte mañana amanecer de nuevo en mi cama, pero esta vez, para que decidas quedarte, porque has encontrado tu hueco aquí, en mi cama, siendo libre, siendo tú. 

martes, 20 de febrero de 2018

Ponle tu el significado.


Tú lector que has entrado aquí, si lees esto, disfrútalo, esta hecho para ti.
Tengo el alma hecho trozos de ti.
A veces callo por no hablar de más,
para que mis palabras no me pesen otro
día más.
No sé cómo mi mente es capaz de entender los hechos, cuando mi corazón
le grita de frente todo lo contrario.
No sé si serás capaz de escuchar todo lo que dice, pero se me escapan recuerdos por la mirada, mientras los tuyos me decían cuánto te importaba.
Si mi destino fuera morir hoy, 
moriría feliz, porque no me hizo falta vivir más años para saber... que lo encontré todo en ti.
Ojalá nunca se acaben las oportunidades de verte sonreír tras un beso,
pero mientras tanto me conformaré con verte sonreír a mi lado.
Y si mis nuevos pasos me ayudan a serlo y mantenerte a mi lado, que así sea.
No me harán falta palabras, mientras te mire, pero ojalá, puedas ver a tu ritmo,
qué mientras el cielo no se apague,
siempre podremos empezar de cero.
.